Domingo, 25 2019 Agosto

promoblanco

Fiscalía desmanteló presunta red de corrupción con la detención de 8 policías en 12 allanamientos Fiscalía desmanteló presunta red de corrupción con la detención de 8 policías en 12 allanamientos Foto: Fiscalía General del Estado

Ocho policías detenidos por presunta asociación ilícita

Feb 08, 2019

Según la Fiscalía, los implicados montaban operativos ficticios para obtener réditos económicos que ascenderían a $ 2.000.

Durante la ejecución del operativo “Centinela”, liderado por la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada, Transnacional e Internacional (Fedoti) de Pichincha, cuatro policías de la Subjefatura de Tránsito del cantón Mejía, fueron separados de la formación, retiradas sus placas y armas de dotación, para ser esposados.

Otros dos fueron detenidos mientras estaban en labores de servicio, uno en el ECU-911 y el último en su día franco.

Los ocho agentes se habrían asociado para solicitar coimas a los conductores a cambio de pasarles por alto infracciones y delitos de tránsito, o de permitir el paso de volquetas con carga proveniente de la minería ilegal.

En el operativo liderado por el fiscal Francisco Vega, se ejecutaron 12 allanamientos en las provincias de Pichincha, Cotopaxi, Chimborazo y Santo Domingo de los Tsáchilas, precisamente en Quitumbe, Mejía, Santo Domingo, Riobamba, Latacunga, San Miguel de Los Bancos, donde se recabó información y documentación.

Este caso es investigado hace dos meses y medio por la Fiscalía, con base en escuchas y seguimientos, se determinó que esta presunta red de corrupción estaría incrustada en las filas policiales. Los funcionarios identificaban a quien cometía una infracción de tránsito y lo acercaban al patrullero para hacer el arreglo económico respectivo, para lo cual montaban operativos ficticios en el norte de Quito, Rumiñahui, Machachi, Tandapi, Alluriquín y Santo Domingo.

Según las investigaciones de la Fiscalía, “extrañamente las ocho personas siempre aparecían juntos en las asignaciones de tránsito”. Para perfilar a sus víctimas habrían utilizado las cámaras del ECU-911. Tomaban información privilegiada, como el paso de un camión o volqueta cargada por determinado sector. Con este dato previo, montaban un operativo ficticio, que no era comunicado al ECU-911, ni autorizado por la Policía Nacional.

“Abordaban el vehículo, lo requisaban y si encontraban algún tipo de irregularidad, solicitaban dinero para evitar el procedimiento policial”, detalló el fiscal del caso. Asimismo, aprovechaban los accidentes de tránsito y no tomaban el procedimiento correspondiente o borraban las cartillas del ECU-911 para desaparecer el accidente. También habrían ingresado los vehículos a los patios de retención de la Policía Judicial y dejaban en libertad a los conductores, cuando estos ocasionaban lesiones a personas o conducían en estado de embriaguez.

De esta forma y por dinero ayudaban a quienes causaban los accidentes de tránsito, a veces los dejaban en casas de salud y retiraban sus pertenencias de los autos siniestrados para que queden como abandonados. Incluso modificaban los partes policiales, según detalla la investigación.

Con escuchas telefónicas se verificó que por lo antes relatado obtenían beneficios económicos entre USD 300, USD 500, USD 1.000 y USD 2.000.

Cabe destacar que la Agencia Nacional de Tránsito no dotó de cuadernillos de citaciones. Además, para instalar un operativo, los agentes policiales de tránsito requieren una orden de servicio. El procedimiento debe ser comunicado al ECU-911 para su registro y autorización de mando. Ellos lo hacían sin permisos.

La Fiscalía formulará cargos por el delito de asociación ilícita en concurso real de infracciones con cohecho y conclusión.

Deja un comentario